Los micromachismos son esas pequeñas cosas que están super insertas en nuestra cotidianidad, a la vista de los varones –inicialmente– (algunas de ellas) son boludeces, otras no lo son para nada, pero en todos los casos es de a poco que todo mal se construye, por lo tanto bien vale la pena deconstruirlos.

La reacción que suelen tener los varones (o solían en su mayoría) es a reírse, a que no les guste pero a callarse, a ignorarlos, a pensar que cualquier tilde de que está mal por esto o aquello es exagerado.

O sea, contribuyen de a poco al machismo general, al “global”.

Acá van los ejemplos y sus fundamentos, que es justamente donde se entiende por qué no son boludeces y hay que evitarlas. Ayuda mucho ver el micromachismo al hacerse la siguiente pregunta “¿y si el es a la inversa?” (con un patriarcado al revés, obvio, pensarlo como un ejemplo en el contexto actual posiblemente no te genere miedo, decepción, frustración, etc, etc.)

Con esa pregunta se puede comenzar a entender lo que le pasa a la mujer (quizás).

Actitudes paternalistas

Esto es muy típico, especialmente en reuniones sociales o digamos… con más gente alrededor, se da seguido y a veces es medio imperceptible, ya sea porque el varón –por su posición privilegiada– puede exponer las ideas con mayor facilidad o porque la mujer, oprimida, calla. El varón medio que puede hablar sobre lo que no conoce a la perfección, en cambio la mujer no. (Ej) ¿El varón, que en su vida se informó por el fútbol, sus reglas, las estrategia de los equipos, el que es hincha de un equipo porque sí, tiene más información que alguna mujer que básicamente sabe lo mismo que ese varón? Ambos no saben nada. Pero dada esa situación, va a ser el varón el que “explique” y la mujer la que “no sabe nada”. Esto solo se da vuelta si la mujer tiene pergaminos, o sea, se dedica activamente al tema, todos saben que está instruida (en el tema) y entonces sí los demás (varones) van a escucharla sin pensar internamente “esta mina no sabe nada”.

Lleva este ejemplo a la ingeniería de casi cualquier cosa, las finanzas, la macro economía, etc.

Las tareas domésticas

Cocinar, lavar la ropa, lavar los platos, levantar las cosas del piso, barrer, poner y levantar la mesa, ocuparse de todos los detalles de los hijos cuando se los tiene, etc.. Es mucho más común que la mujer haga estas cosas y no el varón. ¿Acaso es porque hay que tener una inteligencia superior para hacerlas? ¿Es porque ellas tienen más tiempo? ¿Están menos cansadas? La respuesta a esta pregunta es simplemente no, es un privilegio que los varones tienen y la única forma de salir de ese lugar es salirse! o sea, querer salirse (o tener una pareja que entiende sobre feminismo, obvio). No se es menos varón por hacer estas cosas y eso no es “ayudar“, porque la “ayuda” implica que en realidad el varon no debería hacerlo, lo hace porque ayuda, cuando en realidad es son tareas perfectamente repartibles en una casa. Hacer estas cosas significa que el varón es el responsable de A, B, C y J y la mujer de H, I, G… dividirse las tareas equitativamente y hacerse cargo. Aún con mujeres que son “amas de casa” esto debería ser así, ella trabaja (en la casa) y ni siquiera le pagan por hacerlo. En este artículo hay una buenas explicaciones sobre qué les causa a las mujeres los micromachismos.

El “piropo”

El piropo es el típico micromachismo que se gesta desde algo que cada día sucede más a la sociedad en general: la falta de empatía.

El varón que lo dice por la calle, generalmente se considera un respetuoso de las mujeres, un caballero, decirle algo lindo a una mujer linda, halagarla… ¿pero realmente lo es? ¿para todas? ¿para algunas? Y además… ¿estás seguro que no trae consecuencias en otros hombres al defender esto?

La mujer que está caminando por la calle seguramente está pensando en cualquier cosa que no es de la  incumbencia del “piropeador”, puede que esté preocupada, sin humor de escuchar nada de un perfecto desconocido, o super contenta porque le pasó algo lindo ese día, que seguramente no comparte que el “piropeador” se crea un caballero y que lo que le dice es “halagarla”.

Lo que en realidad sucede al piropear, es que el varón ejerce su poder por encima de la mujer, es muy, muy raro que una mujer sola por la calle piropee a un varón. Eso tiene sus razones y no es porque la mujer es más tímida, más “cagona”, es porque en realidad no puede.

Si el piropeador realmente quiere halagar a una mujer lo debe hacer a una mujer que conoce y en un ámbito más privado, por la calle, sin saber quién es la otra persona y que la otra persona no sepa nada de él es contribuir con el machismo global.

Algo de info sobre este tema.

Las publicidades

Hay mil publicidades misóginas y con violencia sexual explicita, especialmente las que están apuntadas a los varones heteros cis en forma directa.

Acá van algunos ejemplos:

bueno, acá básicamente están diciendo que se puede violar en grupo, siempre y en cuanto estés vestido con ropa “cool”.

 

 

 

 

 

En este video (y hay muchos como estos que en general agrandan el plano y no es lo que parece) directamente igualan a una mujer con una cerveza, algo para compartir entre amigos y como todo objeto uno hace casi cualquier cosa con ese objeto (cosificación)

 

Jimmy Choo es una marca de zapatos, no sé qué quisieron mostrar con esta publicidad (si no es que más que lograr atención a través del “escándalo”), será que los varones tienen que matar mujeres que tengan buenos zapatos, será que ellas deben tener buenos zapatos cuando las matan? (?!)

Después tenemos a estos otros que básicamente dicen que la mujer se le puede pegar cuando uno quiera y también se lo debe mostrar en público (¿para que aprendan las otras?). Eso sí, ella debe verse bien, le pase lo que le pase.

Ducan Quinn vende corbatas, accesorios para varones y ropa.

Explicame esta! por dio’.

 

 

 

 

 

 

 

En fin… hay muchos ejemplos.

La ropa, los juguetes, los juegos

¿Señora o señorita?

El señora o señorita es quizás algo más viejo o más del español de “España/Latinoamérica conservadora” que busca en realidad identificar si la mujer está casada o no… la pregunta es: ¿importa? Hay una pregunta que define puntualmente si alguien esta casado o no (entre otros estados…) y se llama “estado civil”, si se quiere saber eso, se pregunta eso. Acá hay un lindo artículo, cortito, sobre lo que le pasa a la mujer cuando se le pregunta eso. Hay que evitar usar el término, ni señora, ni señorita… mujer. Después de todo vas a encontrarte con la que el término “señora” le suene a viejo y “señorita” le suene virgen->cosificación->machismo adrede.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *