¡EN CONSTRUCCIÓN!

Los varones están construidos de cierta forma. Más allá de la crianza, buena, mala, regular que haya tenido hay una construcción social que les pega a todos (o casi). Esa construcción social está armada por el patriarcado y a su vez es apuntalada por los sujetos, cada uno de ellos (varones y mujeres).

Una de las formas de cambiar esa construcción social es cambiar individualmente, porque las sociedades se hacen de individuos. La aceleración de esos cambios se da cuando hay más cantidad de individuos que han cambiado o lo están haciendo. Hoy estamos viviendo esto, un cambio, y por suerte se está acelerando.

Si vos queres un cambio a nivel social el camino es por el cambio individual, creeme, sos machista, todos lo somos. El proceso de deconstrucción del machismo propio es eso, un proceso y lleva tiempo, tampoco es fácil ni libre de esfuerzos. En el momento que veas que los tenes que hacer vas a decir… Nahhh, ni en pedo, pero ¿qué tiene que ver esto con el machismo? O vas a ver que a pesar de tus esfuerzos seguis teniendo actitudes machistas.

Lo más sencillo es conocer y evitar los micromachismos. Conocerlos e identificarlos es clave para luego evitar hacerlos.

El lenguaje también es algo relativamente simple de cambiar.

Acá hay un video que repite muchas de las frases que las mujeres escuchan constantemente, 99% de ellas dichas por los varones:

Y otras más que reivindican el patriarcado:

  • ¡Deja de llorar como una nena! (¿acaso solo las nenas lloran? ¿Los nenes no pueden llorar si les duele o les angustia algo?)
  • Pero mira qué puto que sos. (referenciando que ser “puto” es ser débil, frágil y cosas por el estilo)

La deconstrucción es un proceso que va llevar toda la vida, pensar en que es algo a lo que se puede llegar individualmente es no tomar medida de lo titánica de la tarea, todo lo que nos rodea lleva al machismo, a pensar que está bien ser así, que es lo que todo quieren y aceptan. La deconstrucción se logrará socialmente, en conjunto, con procesos individuales, lógico, pero también con una tarea que solo se logrará con la comunidad toda. En este artículo, del filósofo Roberto Murillo Madrigal habla de nuevas masculinidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *