Es difícil saber si una verdadera deconstrucción machista es posible, pero definitivamente es un proceso que no se puede hacer solo. Es desde la mirada del otro que se puede empezar a reducir el grado de machismo que uno lleva dentro.
  ¿Qué es la deconstrucción? Es el proceso de desaprender las normas, reglas y constumbres establecidas por el patriarcado. Es intentar correrse, dejar la mayor cantidad posible de privilegios de lado. En otras palabras, dejar de ser machista. Porque machista somos todos, no hay forma de escaparse de esta realidad. Yo personalmente creo que una deconstrucción completa es literalmente imposible, pero aún así hay que recorrer ese camino, intentar hacerla y promover que haya otros varones que lo hagan también.
Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *