Hay muchos lugares por “donde empezar”, si tenes fortuna de tener alguien cerca que sepa de feminismo por haber leído, reflexionado e incluso estudiado, llamala y preguntale si quiere y te puede ayudar, llevate un cuadernito y toma nota. Decile que te marque todas las cosas que haces que son machistas, que están gestadas en el seno del patriarcadoLa palabra "patriarcado" viene del griego y significa gobier... More, sirve y mucho para ir conociendo mejor todo el movimiento.

Al feminismo lo conocen mucho mejor y más las mujeres que los varones. Hay cosas que los varones no entienden con facilidad y otras que le son realmente muy difíciles de asimilar por todos los preconceptos con los que se acercan al feminismo.

El feminismo es un movimiento social y político (no partidario) que lleva muchísimos años, incluso siglos, pero que hace algunas décadas se ha vuelto “popular” y por popular se refiere a que mucha gente conoce, sabe de él, ha escuchado algo sobre el feminismo (aunque más no sea el concepto).

El feminismo no es lo contrario al machismo.

El feminismo es un movimiento social y político (no partidario) que persigue la equidad de derechos entre varones y mujeres. El machismo es básicamente cualquier otra cosa: una actitud. Es una actitud de prepotencia de los varones (machistas) hacia las (todas) mujeres. Uno es un movimiento social, el otro es una actitud, nada que ver como para comparar una cosa con la otra (este artículo lo explica mejor).

Deconstrucción

Los varones nacieron ya con el patriarcado establecido y en pleno funcionamiento, especialmente los que nacieron antes del 2000. Estan llenos de micromachismos que hacen todos los días, varias veces por día y ni idea -al principio- que son actitudes machistas. El proceso de deconstrucción del machismo que tienen dentro es largo, con mucho mayor esfuerzo se hace más corto, pero cuanto más profundizas más te das cuenta que la cuestión es bien extensa.

Cuando vas a la casa de tus viejos el Domingo ¿La que cocina es tu vieja? ¿O es tu viejo? Lo viste alguna vez cocinar a él cotidianamente y si es que lo hace de vez en cuando como para agasajar a los comensales, lavó las ollas y todo lo que fue usando al cocinar?

Posición de privilegio

Los varones tienen una posición de privilegio, está armada desde hace mucho tiempo, muchísimo, forjada por años, décadas y siglos. Los varones pueden ir por la calle sin miedo a que alguien los viole, ganan más plata que las mujeres por posiciones iguales, acceden con menor dificultad a las posiciones altas de empleo que las mujeres, cada vez que hablan en público son escuchados con más atención que las mujeres, se sientan a “la cabecera de la mesa”, cuando cambian de parecer o simplemente no saben lo que quieren no les dicen que son histéricos, ni que están indispuestos; son los que ven el porno, pero no los que lo protagonizan, etc. etc. etc.

En este artículo hay fundamentos científicos sobre esto para los más incrédulos.

La pregunta de difícil respuesta es: ¿Estarías dispuesto a perder esa posición de privilegio?

Ellas saben, ellos no.

Si sos varón y si realmente queres empezar a entender el feminismo, ayudar a detener este flagelo del machismo, los femicios, etc. tenes que empezar a darle un lugar mayor que el tuyo a las mujeres en tu día a día cotidiano. ¿Que por qué mayor y no igual? Porque es necesario empezar a devolver con creces lo quitado, porque la pelea es muy desigual, porque están muy muy enojadas y tienen razón.

Ellas saben, los varones no porque ellas lo sufren día a día, los varones no. Los varones no le avisan a todo el mundo a qué hora van a volver del boliche, no le sacan una foto al cosito ese del taxi que dice quien lo maneja y se lo mandan a otro, no vuelven en grupo de noche por las dudas de que los violen. Y miles de etcéteras que las mujeres hacen día a día, ya en automático, y sufren, como sufriría cualquier otra persona en ese lugar, en esa posición dentro de esta sociedad.

Hay que aprender y para aprender primero hay que escuchar, y las que saben son ellas. Y no te defiendas cuando te atacan, cambia y acepta nuevas reglas, nuevas formas de ver las cosas, nuevas maneras de decirlas y de opinar.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *