Nuestro segundo hijo estaba por  cumplir tres meses cuando Daniel me mandó un mensaje que decía algo así: ¨me gustaría ir hoy a la marcha ¨, le respondí : ¨dale, y me dejás a los dos nenes?¨. Se rió y yo también ( un poco menos, claro). Nos reímos porque aún sin saber que empezábamos un largo, dificilísimo y continuo trabajo de reaprender la pareja en el contexto que vivimos: feminismo, deconstrucción, abajo el patriarcadoLa palabra "patriarcado" viene del griego y significa gobier... More se va a caer; aún sin saber, decía, los dos entendimos que era una contradicción pura que él fuese a la marcha y yo me quedara en casa con los hijos de ambos. Parece una obviedad, no lo es.

Creo que de mostrar lo obvio se trata esto; de ponerlo en la superficie y gastarlo a preguntas. Desde el primer Ni una menos a esta parte es una obviedad que los varones nos matan por el solo hecho de ser mujeres, porque pueden, porque siempre pudieron. Pero existió mucha lucha previa y posterior a ese primer 3 de Junio para que lo obvio fuese considerado femicidio, juzgado y condenado como tal.

Que ganamos menos, que crecemos condicionadas por la mirada del varón, por el capitalismo, por la moda, por el trabajo de cuidado, son obviedades que no nos matan ( o sí, aunque más lentamente) pero nos quitan luz, oportunidades, capacidad de decisión y etc…etc…etc.

En esta foto aparecen dos de los varones de mi vida y un pin. Con el varón adulto, y por suerte, coincidimos en tratar de encontrarle la vuelta a una relación para que resulte cada día más justa y equitativa para ambos. El varón chico me corrigió hace unos días porque dije: ¨qué aparato que soy¨ y para él el término correcto es ¨aparata¨. Ese pin tan naif marca un antes y un después en mi vínculo con los varones, con las mujeres y con tantas otras identidades que exceden y superan el binarismo genérico de género.

Esa imagen resignificó mi estar en el mundo.

La foto es el principio de lo nuevo y, a la vez, de lo que siempre estuvo ahí y alguien tenía que mostrarme. No fue alguien en particular, fueron, son, somos, muches.

Arriba el feminismo que va a vencer.